domingo, 7 de junio de 2015

La fotografía



                                             Cuando los ojos sospechan que ha caído la tarde
                                                 y aparecen sigilosas las estrellas
                                                 como tiros en el aire.

                                                 Cuando la luna advierte que está atrapada en el río
                                                 y no se olvida nunca del río,
                                                 cuando mi voz me encuentra y me pregunta:
                                                 dónde estoy yo, para llamarme;
                                                 dónde estás tú, para escribirte;
                                                 dónde está el resto de la poesía.

                                                 Cuando las hojas caen del árbol
                                                 y no se olvidan nunca del árbol,
                                                 y la urbe -que anda siempre entretenida-
                                                 se detiene unos segundos a mirarnos,
                                                 es que hizo el amor una de sus fotografías
                                                 para guardarla siempre en el álbum de los versos.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario