sábado, 6 de diciembre de 2014

Quien quiera


                                             Quien quiera, que tome mis viejos zapatos
                                                 y rompa a cruzar mi mismo camino,
                                                 y salte o despiece los cantos de barro
                                                 que esperan volver a marcar mi destino;
                                                 y beba el vino que jamás me ha saciado
                                                 e inhale el aroma que ya no respiro,
                                                 y encuentre las sombras que un día dejaron
                                                 destellos de luz en mis ojos cansinos.

                                                 Y llegue a mi tumba, y encuentre enterrado
                                                 mi cuerpo cubierto de hiedra y racimos,
                                                 y arranque aquel nombre que fue mi pasado,
                                                 y apague la luz, y me deje tranquilo.