sábado, 6 de diciembre de 2014

Quien quiera


                                             Quien quiera, que tome mis viejos zapatos
                                                 y rompa a cruzar mi mismo camino,
                                                 y salte o despiece los cantos de barro
                                                 que esperan volver a marcar mi destino;
                                                 y beba el vino que jamás me ha saciado
                                                 e inhale el aroma que ya no respiro,
                                                 y encuentre las sombras que un día dejaron
                                                 destellos de luz en mis ojos cansinos.

                                                 Y llegue a mi tumba, y encuentre enterrado
                                                 mi cuerpo cubierto de hiedra y racimos,
                                                 y arranque aquel nombre que fue mi pasado,
                                                 y apague la luz, y me deje tranquilo.


 

jueves, 30 de octubre de 2014

Noches sin fondo





Amable piel cubierta de tinajas,
desde la sombra esperas
que hunda mi copa y beba.

Estoy sediento,
y tu boca me da
- ánfora de barro y carne de la tierra -
el ansiado licor que dibuja
secretos umbrales del paraíso.

Bebo,
recorre mi garganta tu calor hasta saciarla
y una cascada de risa
inunda el lugar donde escondo
toda la ira y la nostalgia
que, día a día, me agota.

¡Oh, vino amado!, brindo por ti,
y contigo saboreo
mi leyenda y mi derrota:
aislado fruto de mis adentros
que nadie sabe (ni lo atisba)
como savia que alimenta
                                               los versos aliados a las noches sin fondo.

domingo, 16 de marzo de 2014

La calma



 
                                           Del terciopelo espero la calma,
                                           de la rosa, espinas.
 
                                           Las prefiero a sus pétalos tiernos
                                           que se deshojan y luego
                                           te clavan mordidas en la piel para que mueras.
                                           Si no son a ellas, ¿a quién debo estas estrías
                                           que, ajadas, son jeroglíficos tatuados                                         
                                           en el ojo del pez barbado de mi alacena?
 
                                           Aún así, en los bodegones sombríos que albergamos
                                           siempre queda lugar para la seda: sea
                                           la piel de la manzana, el jugoso velo del vino,
                                           el mantel donde reposa el pan, su miga buena, la lona
                                           oscura que enmudece el fondo del lienzo,
                                           tu mirada.
                                           
                                           Del terciopelo espero la calma y la compañía
                                           en el último canto de los pájaros
                                           que anidarán en el lecho del silencio.
                                           Pues soy hombre y como hombre padezco
                                           la soledad primera, la risa distraída del destino
                                           que no espera,
                                           la noche blanca, el latido inerte,
                                           la luz primitiva, el fuego que arde en las entrañas                                              
                                           y quema cuanto puede de la vida y de sus células.

                                           Entre el estruendo espero la calma,
                                           y en la espera me entretengo respirando
                                           y escribiéndole a tus labios.
                                           Me propongo seguir corriendo,
                                           ganar la carrera, llegar el último
                                           y arrancarle al aire la voz y el aliento.