viernes, 8 de noviembre de 2013

Así vivo el tiempo en el que busco



                                           Arrinconado el sol en estas horas de estío
                                           donde la sombra es huidiza y el aire escaso,
                                           la urbe anda astillada en trozos de hombres
                                           y sus huesos sirven de pan a los gorriones.

                                           La mano de la tarde borra con su palma
                                           todas las sonrisas que encuentra asomadas
                                           a las terrazas de los que esperan la noche                                         
                                           y su esperma galáctico, que tornarán los poetas
                                           en palabras, en gritos silenciosos que acompañen al ocaso.

                                           La lluvia ha olvidado
                                           el fango que envuelve las costillas y las simientes,
                                           como Dios lo ha hecho con nosotros;
                                           ése que tanto se ha jactado de su obra
                                           y que ahora se esconde y se avergüenza de sus creaciones.
                                           
                                           Así vivo el tiempo en el que busco
                                           aquel rayo verde, que alguna vez tildé en el horizonte;
                                           un destello que el mar ha borrado detenidamente,
                                           hora a hora y ola a ola,
                                           sin dejar huellas, ni esperanzas, ni paz que sosiegue
                                           esta perdida sombra que dibujo y que se aleja sin mí
                                           a los ataúdes de los árboles sembrados
                                           en el lodazal donde viven las sirenas expulsadas del océano.

sábado, 5 de octubre de 2013

De principio a final


                                           Soñar
                                           siempre ha sido de cobardes.

                                           Los sueños
                                           son ideas que no saben esperar,
                                           panaceas furtivas que te invaden,
                                           que descubren tu fragilidad y te abordan
                                           cuando estás desvencijado y solo
                                           como una caracola lejos del mar.
                                           
                                           Los sueños son quienes acaban
                                           todo lo que no fuiste capaz
                                           de empezar.

                                           Soñar es de cobardes,
                                           siempre lo ha sido.
                                           Los intrépidos no sueñan,
                                           sólo hacen y deshacen
                                           de principio a final.

domingo, 4 de agosto de 2013

Donde transitan los muertos


                                           A estas horas,
                                           que el sol se despide de los escaparates
                                           y se apaga el aroma de las flores en la plaza,
                                           ahora que no hay canciones, ni chiquillos que salten
                                           alrededor de los charcos que ha sembrado la tormenta.

                                           A estas horas,
                                           cuando lentamente se callan las calles
                                           y pierden todo el valor, y reconocen su derrota;
                                           ya no quedan sombras
                                           ni siluetas de ceniza en las aceras.

                                           Ahora,
                                           que la luna se asoma y el asfalto
                                           vuelve a tener hambre de pasos y de sombras,
                                           los caminos se convierten en un ir y venir de fantasmas;
                                           un lugar baldío por donde transitan los muertos.

                                           He llegado hasta aquí,
                                           no sé cómo, ni cuándo, pero sí el porqué
                                           de mi caminar por estas hojas del mapa.
                                           Y aquí te esperaré, detenidamente,
                                           hasta el amanecer que te regale el silencio,
                                           hasta la noche que te deshaga en la calma.

miércoles, 24 de julio de 2013

Vientos del Sur

                                                             

                                                     Yo tengo momentos incendiarios,
                                                     amasijos de lava y de cenizas,
                                                     vientos del sur, hiel resbaladiza
                                                     que amalgama mis versos carcelarios.

                                                     Yo tengo infiernos y bestiarios,
                                                     amagos de llanto y voz caliza,
                                                     cavernas donde mi lengua atiza
                                                     y muerdo feroz a mis contrarios.

                                                     Yo tengo cornisas que me empujan
                                                     a ese negro pozo que me espera,
                                                     humaredas grises que desdibujan
                                                     aquello que parece primavera;
                                                     flores martilangas que me embrujan
                                                     y juegan a romper lo que yo era.

sábado, 29 de junio de 2013

Aires de Vicenza






                                          Te he citado
                                          en un calle de Vicenza
                                          que ni siquiera sé si existe.

                                          Te espero,
                                          apoyado en un portal.
                                          Es de noche
                                          y te veo llegar a lo lejos
                                          acompañada del crujir
                                          de tus tacones.

                                          Y cuando llegas
                                          y estás a mi lado,
                                          abandono la espera
                                          y despierto.

domingo, 26 de mayo de 2013

Vientos contrarios






                                                               Y dios -por una vez-
                                                               tomó las riendas
                                                               y decidido dijo:

                                                               “Que cada uno de mis hijos
                                                               se reencarne en su contrario;
                                                               en el que más odie o desestime.
                                                               Así será
                                                               hasta los últimos días de la tierra,
                                                               y así han de morir
                                                               en sus contrariedades.

                                                               Este es mi designio
                                                               para quienes no supieron amarse
                                                               los unos a los otros, como yo
                                                               tanto os he amado,
                                                               y ahora,
                                                               os odio tanto.

                                                               Y esta es
                                                               mi bendición:
                                                               en el nombre del Padre,
                                                               del Hijo
                                                               y del Lagartijo.
                                                               Amén”.

viernes, 8 de marzo de 2013

Contra viento y marea




     Y las rocas,
     serenas al atardecer, sestearon 
     con el dulce sabor de la espuma
     que tu cuerpo dejó
     batida sobre el mar;
     nata líquida que las olas
     trajeron a sus labios
     como un caramelo de sal,
     contra viento y marea.
 

martes, 5 de febrero de 2013

Viento de Scirocco

Desde hace muchos años (ya ni recuerdo desde cuándo) mantengo disciplinadamente al día mi lista de tareas pendientes; cientos de cosas que tengo que hacer de aquí hasta que muera y que registro perfectamente ordenadas y clasificadas por temas y por fechas, y donde hay absolutamente de todo: desde la pequeñez más inmediata (devolver las películas del videoclub esta tarde) hasta el proyecto más apasionado que parece inalcanzable (ir a París en febrero). Cada día selecciono aquellas que creo que puedo abordar en menos de veinticuatro horas, las anoto en una segunda lista “portátil” (un pequeño papel que siempre llevo en el bolsillo) y voy, hora a hora, repasándola y tachando lo conseguido, y apuntando nuevas tareas que surgen, que me persiguen inevitablemente.

Dentro de quince días cumpliré cuarenta y cinco años, probablemente esté en el meridiano de mi vida (eso espero) y estos días de frío que dedicó al estudio literario, me han hecho reflexionar (entre los versos de Góngora y Garcilaso) sobre mi lista de tareas y el tiempo que me queda para resolverlas; y me he dado cuenta que llevo años reiteradamente equivocado.
Esta tarde he roto mi lista, la he hecho añicos, y he sentido un vértigo irreconocible, impensable, me ha cercado el pánico, pero no tenía sentido mantener esta relación de temas que, en la mayoría de los casos, ni yo mismo había elegido abordar, o la elección fue otro error más, por no saber decir que no o por creerme ser lo que no soy ni seré nunca: inmortal e incansable.

Desde hoy tendré una lista imaginaria, donde sólo apunte aquello que me apetece hacer, lo que me guste y me motive, lo que me provoque buenas sensaciones o atisbos de felicidad en mí y en los que me rodean. Sé que esta decisión tendrá sus efectos secundarios, pero es normal, los asumiré con resignación y una buena copa de vino. Alguna vez tenía que hacerlo porque el tiempo vuela como el aire, como ese viento de Scirocco que ha llegado a mi cabeza y sabe qué hacer con su calidez y mis contrariedades.
 

miércoles, 16 de enero de 2013

Viento de levante

Este amor nuestro es tan salvaje
como el campo,
tan alto como la mar
y, como el alquitrán, tan inhumano.
                 Julio Vélez (No hay salida)


     Lo que esconde el amor,
     tras la alharaca de labios
     y el agua fresca en la ribera,
     no es más que saliva amarga y llanto,
     nocturnos desvaríos
     y viento de levante
     en las seseras.